Este concierto forma parte del Ciclo: Nosotras

AINHOA ARTETA – CANTARES VIAJEROS – AL PIANO JAVIER CARMENA

“Las canciones son criaturas, delicadas criaturas, a las que hay que cuidar para que no se altere en nada su ritmo. Cada canción es una maravilla de equilibrio, que puede romperse con facilidad: es como una onza que se mantiene sobre la punta de la aguja.” Federico García Lorca

Nuestra más internacional y, por ende, viajera de la lírica, Ainhoa Arteta, nos presenta hoy un delicioso programa de canciones de autores españoles. Compositores unidos entre sí por una vida fecunda volcada en el amor a lo castizo y al folklore.

Todos ellos amantes de lo español y lo tradicional, como nuestra soprano, y también poetas y grandes viajeros.

De una sofisticada ensoñación se visten las “Balades Italianes” de Albéniz, refinada poesía armónica que nos invita a franquear los umbrales de esos salones del XlX, escenario de animadas, memorables veladas.

El incansable viajero Albéniz nos recuerda que estuvo en Málaga. Esta vez el vehículo de la postal sonora que nos remite es el piano solo en las manos de Javier Carmena. Biznaga y salitre en las ondas del pentagrama.

Tradición oral e historicismo nos brinda, a continuación, una breve y acertada selección de las canciones clásicas españolas del maestro Fernando Obradors. Pero desde luego en esta línea se lleva la palma Federico García Lorca. ¿Qué decir sobre el granadino? Poco hay que añadir a la elocuente franqueza de sus palabras, siempre ungidas de entrañable candor: “He estudiado durante diez años el folklore de mi país con sentido de poeta, soy el loquito de las canciones”.

Y el viaje termina en la Pradera de San Isidro. Granados y Barbieri arrancan a golpe de corchea a los personajes de los cartones para tapices y los lienzos de Goya, el gran cronista de la época: tomados de la mano vemos pasar majos y majas, unos discretos, resueltos otros, o tímidos… y alguna gallarda Paloma.

PROGRAMA

Presenta; Enrique Cornejo.

Al piano; Javier Carmena

I BALADES ITALIANES Isaac Albeniz

  • Barcarola
  • La lontananza
  • Una rosa in dono
  • Il tuo sguardo
  • Morirò!!!
  • T’ho riveduta in sogno

I RECUERDOS DE VIAJE Isaac Albeniz

  • Rumores de la Caleta

I CUATRO CANCIONES CLÁSICAS ESPAÑOLAS Fernando Obradors

  • Al amor
  • Corazón, por qué pasáis…?
  • Dos cantares populares
  • Coplas de Curro Dulce

II SEIS CANCIONES ESPAÑOLAS ANTIGUAS Federico García Lorca

  • Anda jaleo
  • Los cuatro muleros
  • Café de Chinitas
  • Nana de Sevilla
  • Zorongo gitano
  • Sevillanas del siglo XVIII

II DANZA ESPAÑOLA Nº5 Enrique Granados

Colección de tonadillas en estilo antiguo:

  • La maja de Goya
  • El majo tímido
  • El tralalá y el punteado
  • El majo discreto

Canción de la Paloma Francisco Asenjo Barbieri

  • “El barberillo de Lavapiés”
NOSOTRAS; AINHOA ARTETA - CANTARES VIAJEROS 1

Bio Ainhoa Arteta

Ainhoa Arteta Ibarrolaburu (Tolosa, 1964) Soprano española. Su afición a la música se inició cuando a la edad de cinco años escuchó por vez primera un disco de Maria Callas. Pronto empezó a cantar en un coro que su padre, educado en un convento y profesor de escuela, había formado en Tolosa. Tras completar su formación en el Conservatorio de San Sebastián, a la edad de dieciocho años se trasladó a Mantua, Italia, donde recibió clases de estilo con el mismo profesor de Luciano Pavarotti y de Mirella Freni. Hacia 1987, y gracias a una beca de la Diputación Foral de Guipúzcoa, viajó a Estados Unidos. Allí permaneció tres años estudiando técnica de interpretación en el Actor’s Studio de Nueva York. El primer reconocimiento internacional lo consiguió en 1989 al ganar el concurso del Opera Music Theater de Nueva Jersey. Un año después, en 1990, se presentó por primera vez como cantante de ópera en Palm Beach, Estados Unidos, en la ópera La Cenicienta, de Rossini. En 1991 tuvo su gran oportunidad internacional cuando interpretó en Austria, por sustitución, el personaje de Violetta Valéry en La Traviata. En esta primera etapa cantó también en el Carnegie Hall de Nueva York junto con Plácido Domingo y Dolora Zajick. Después de presentarse dos veces al premio Audiciones para Cantantes Jóvenes del Consejo Nacional del Teatro Metropolitan de la Ópera de Nueva York, consiguió uno de los galardones en el tercer intento en abril de 1993. Al mes siguiente ganó también el Primer Concurso Internacional de Voz de Ópera Plácido Domingo, que tuvo lugar en de la Ópera de París; en esta ocasión, en la que interpretó La Traviata, también ganó el premio del público. Tales éxitos marcaron el inicio de una brillante trayectoria no exenta de polémicas. Puede decirse que desde entonces existe una tajante división de opiniones respecto de sus dotes para interpretar, sobre todo, las grandes obras de Verdi o Mozart, autores que forman parte de su repertorio habitual. Plácido Domingo se convirtió en valedor de su carrera y la invitó a colaborar con él en conciertos en España, Estados Unidos, Brasil, Francia, Turquía, Alemania y Austria. De hecho, el aval incondicional del tenor español le abriría las puertas del Royal Opera Covent Garden de Londres en 1999. Ese mismo año, en la temporada de ópera de Las Palmas de Gran Canaria, debutaría con el papel de Julieta en la célebre ópera de Charles Gounod, basada en el Romeo y Julieta de Shakespeare.